martes, 19 de julio de 2016

A Alex Romero le tomó dos meses comenzar a batear como acostumbra

Reporte de las
LIGAS MENORES

El jardinero zuliano Alex Romero sufrió un slump de casi dos semanas en la última temporada de la LVBP, antes de pisar el acelerador hacia el título de bateo, que finalmente consiguió.

Algo semejante le ocurrió en México, si se fuerzan las comparaciones. El caso es que allá también está destrozando la bola, como suele ser su costumbre, tras otro lento inicio.

El comienzo, esta vez, fue más largo, casi dos meses, la mayor parte del tiempo que estuvo con los Toros de Tijuana. Y el cambio de uniforme precedió ambas explosiones: en Venezuela, al pasar de los Tigres de Aragua a las Águilas de su natal estado Zulia; en suelo azteca, al pasar de los Rojos del Águila de Veracruz a los Toros de Tijuana.

Romero bateó para .278/.363/.335 en los 60 compromisos que disputó con Veracruz. En los 28 siguientes, ya con Tijuana, puso una línea de .330/.440/.485, con mayor frecuencia de extrabases y los únicos triples (3) y jonrones (2) que ha logrado en lo que va de zafra.

El marabino incluso ha mejorado esos registros en los días más recientes. En un lapso de 10 cotejos, a partir de 7 de julio, ligó para .429, pero eso incluye 10 hits en sus últimos cinco choques, un lapso en el que tenía .556 de average.

El beisbol es un deporte donde los promedios se imponen en el largo plazo. Era de esperarse que Romero, finalmente, volviera a ser el Romero que conocemos.

Ignacio Serrano

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada