miércoles, 29 de junio de 2016

Miguel Cabrera vs. Eric Hosmer

El Emergente
Ignacio Serrano

La votación para el Juego de Estrellas es más un concurso de popularidad que de talentos. Sobran los casos y no vamos a abundar en eso, ahora. Se nos iría el espacio de esta columna.

Hay quienes han sugerido, de hecho, que mal hace la MLB al decidir la ventaja de campo en la Serie Mundial a través del clásico de julio, siendo que los fanáticos a menudo votan por sus favoritos y no necesariamente por los mejores.

Miguel Cabrera llegó a la recta final del proceso de escogencia con una importante desventaja respecto a Eric Hosmer. Los casi tres millones de votos que seguramente conseguirán ambos en las últimas 72 horas decidirán quién de los dos será el titular. El plazo cierra el jueves. El anuncio será el domingo.

Hosmer es el inicialista de los Reales de Kansas City, lo que casi equivale a decir que cuenta con un handicap sobre sus colegas. Algo hacen muy bien los aficionados de ese equipo, que logran respaldar año tras año a sus peloteros con una avalancha de boletas reales y virtuales, especialmente en las campañas recientes.

Omar Infante es un ejemplo claro de eso. Cuando fue sacado del roster y puesto en asignación por los monarcas, en medio de un largo slump, marchaba tercero entre los camareros más votados. El día que fue despedido, figuraba aún entre los cuatro más populares.

Hosmer es un gran defensor, valga subrayarlo. Cabrera no tanto, aunque ha hecho progresos desde los tiempos en que se le veía más pesado, más lento a la defensiva.

Pero hagamos el ejercicio de compararlos. Si a San Diego debieran ir sólo los más sobresalientes en cada posición, ¿quién debería ser el abridor?

El venezolano tiene más jonrones, 16 contra 13, y más boletos, 35 contra 27. Tienen la misma cantidad de dobles, con 16, y triples, con uno. Hosmer domina ligeramente en anotadas, 42 contra 41, y empujadas, 48 contra 45.

Cabrera se ha ponchado menos, 54 contra 61. Está por debajo en average y por arriba en promedio de embasado, slugging y OPS. De hecho, son líneas casi idénticas, con .296/.370/.522/.892 para el criollo y .310/.369/.500/.869 para su oponente.

Es impresionante tanta paridad, ¿verdad?

La ventaja de Hosmer no se justifica, si se contrasta con la mejor trayectoria y los galones del nativo de Maracay. Pero esta no es una escogencia para el Salón de la Fama, en la que el de acá superaría claramente al de allá, si acaso fuera una competencia. Si se trata de ver quién de los dos merece más estar en la alineación abridora este año, ambos han puesto números iguales.

Nadie se les acerca en la Americana. Chris Davis, Mitch Moreland, Dae-ho Lee, Mike Napoli y Hanley Ramírez muestran algunos logros, pero sólo aquel par muestra una cosecha redonda, buena en todos los departamentos ofensivos, salvo robos o tribeyes.

Cabrera va a ser llamado al Juego de Estrellas. Si no es por los votos de la gente, será por los de sus colegas. Los peloteros eligen hoy buena parte de la banca y el respeto por el maracayero en inmenso. Será su undécima convocatoria.

Valga este ejercicio, sin embargo, para reconocer al menos que la fanaticada no está tan errada cuando le pone junto a Hosmer, cabeza a cabeza, e incluso cuando considera la posibilidad de arrebatarle la titularidad.

Aunque acá crucemos los dedos para ver en ese lineup al triple coronado.

Publicado en El Nacional, el miércoles 28 de junio de 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada