sábado, 18 de junio de 2016

El giro extraordinario del recluta Willson Contreras

El Emergente
Ignacio Serrano

Willson Contreras es un caso curioso. Y no sólo por la rareza de tener una doble ele en medio de su nombre de pila, una curiosidad impronunciable, que posiblemente le deba a un deseo de su madre o a un error del registrador en Puerto Cabello, hace 24 años.

Contreras saltó al profesional en 2008, como tercera base. Defendió la esquina caliente, la intermedia, los dos extremos del outfield y la inicial, hasta 2012. Pintaba como un recluta con un swing rápido, poca fuerza, buen brazo, defensa discreta y un futuro incierto.

Los Cachorros de Chicago tomaron una decisión radical, en 2013: convertirlo en receptor.

Algo vieron, para ponerle en el mismo camino de Víctor Martínez y esos que fueron firmados como infielders y terminaron en otra posición, antes de dar el salto a las Grandes Ligas.

Contreras ha disputado un puñado de encuentros en lugares diferentes, desde entonces. Fue sometido a un proceso intensivo de aprendizaje, cuyos resultados son evidentes.

El jueves fue llamado a las mayores. Todavía no es el catcher que sueñan en su divisa y, de hecho, tiene dos enormes escollos por delante en Miguel Montero y David Ross, reconocidos en la gran carpa entre los mejores mascoteadores del beisbol, capaces de convertir en strike muchos pitcheos que pasan en zona mala.

Montero y Ross son defensores de primera línea y posiblemente resulten buenos maestros. Es lo que los primeros reportes indican sobre el deseo original de los Cachorros. También tendrá a su lado al coach Henry Blanco, uno de los mejores de Venezuela detrás de plato en sus tiempos como jugador activo.

Fue su inesperado y extraordinario progreso ofensivo lo que le llevó a ser llamado, pese a no estar listo con los aperos.

Contreras era un bateador más en Clase A, hasta el punto de que nunca le pusieron reparo a que jugara pelota invernal. De pronto, en 2015, algo pasó, que maduró radical y rápidamente.

El nativo de Puerto Cabello trituró el pitcheo en la Liga Sureña. Fue campeón bate en Doble A con .333 y puso un brillante OPS de .891, con 34 tubeyes y 8 jonrones.

Chicago cambió, después de eso. Le pidieron que faltara a su cita anual con los Tigres de Aragua y, en cambio, le enviaron a la Arizona Fall League. Allí mantuvo el ritmo, con .908 de OPS, hasta que una lesión en una corva le mandó a casa.

Su desempeño en 2016, en Triple A, ha sido excepcional. Tenía una línea de .350/.439/.491, con 1.030 de OPS y 9 cuadrangulares, uno más que todos los que sacó el año pasado, a pesar de que no llegamos ni a mitad de campeonato.

Los scouts hablan cada vez mejor de su bateo. Consideran que puede llegar a ser un gran toletero, y no sólo grande en función de su posición, donde dar 20 vuelacercas y empujar 80 rayitas es considerado elitesco.

Contreras es visto como un productor puro, un madero de élite, posiblemente un caso imperdible. Alguien de quien se esperan muchos y buenos tablazos. Un bigleaguer de primer nivel. Es un cambio drástico en las evaluaciones, que se gestó a lo largo de 2015.

Ahora está en la MLB, dispuesto a usar su versatilidad para ganar tiempo de juego donde sea y demostrar cuánta pólvora tiene en los cañones.

Pasó de ser un tercera base de futuro incierto a uno de los mejores receptores jóvenes del beisbol.

Que comience su camino en las Grandes Ligas.

Publicado en El Nacional, el 18 de junio de 2016.

1 comentario:

  1. henrry blanco también fue 3B y es tal ves el mejor receptor venezolano defensiva mente hablando de los últimos años de todas maneras salvador y cervelli están dos escalones arriba actualmente

    ResponderEliminar