viernes, 6 de mayo de 2016

La ruidosa fiesta de cumpleaños de José Altuve

Por Ignacio Serrano
ESPN digital

José Altuve cumple 26 años de edad, empeñado en montar una verdadera fiesta con muchos fuegos artificiales. O algo por el estilo.

Hace rato que el camarero de los Astros de Houston comenzó a soltar cohetazos. Y entre miércoles y jueves, al iniciar el segundo mes de la temporada, llegó a 9 jonrones esta campaña.

Es una inusual demostración de poder. Representa casi dos tercios de su marca personal, impuesta la zafra pasada. A este paso, los 15 de 2015 quedarán muy atrás en este explosivo 2016.

No se queda allí. Los últimos dos tablazos de Altuve ocurrieron, ambas veces, como primer bateador del juego para los Astros de Houston. Con eso, llegó a seis cuadrangulares abriendo encuentros en lo que va de justa, para igualar, primero, y dejar atrás, después, un récord para venezolanos, que estaba en poder de Omar Infante y Gerardo Parra.

¿Quieren más? Porque hay más: fueron su noveno y décimo vuelacercas abriendo juegos desde que empezó su carrera, en 2011. Con eso, quebró el máximo registro entre sus compatriotas, impuesto entre 1965 y 1976 por el legendario César Tovar, con ocho, y posteriormente igualado por Parra.

Altuve decidió celebrar a todo trapo su cumpleaños, este viernes 6 de mayo. O a todo maderazo, más bien.

Llegó al día de su fiesta como líder de la Liga Americana con 14 dobles y 10 bases robadas. ¿A quién puede extrañarle? En las pasadas dos justas cerró con más de 40 tubeyes y ha encabezado a los estafadores del joven circuito desde 2014, ininterrumpidamente.

Lo que sí sorprende es el despliegue de poder; la unión de bambinazos y biangulares, ese OPS de 1.104 y su slugging de .687, cifras en las que aventaja a todos en la liga. A todos.

El camarero de Maracay es uno de los tres bigleaguers más bajitos en la historia de la expedición de su país. Tiene 1,66 metros de estatura, apenas por encima de Alexi Amarista (1,65) y del legendario Pompeyo Davalillo (1,61). Pero sus registros empiezan a equipararse con los más grandes.

La conexión que sacó del campo el jueves le igualó con Josh Donaldson y Robinson Canó como líderes jonroneros de la Americana. Y su WAR sigue escalando; en las cuentas de Baseball Reference, posee el WAR ofensivo más elevado del circuito, por encima de Manny Machado y Mike Trout.

Altuve está haciendo todo eso sin perder su esencia de bateador chocador y corredor habilidoso.

El jueves llegó a 61 partidos multi hits en su carrera y a 22 de tres o más indiscutibles, la cantidad más abultada en la MLB desde que se estrenó en la gran carpa.

Está en busca de su tercera cosecha seguida sobre 200 imparables. Ningún toletero procedente de Venezuela lo ha logrado más de una vez.

Busca también su tercer liderato seguido en ese departamento, algo inédito en la embajada suramericana. Y persigue su quinta cosecha al hilo con más de 30 estafas, lo que entre sus paisanos únicamente ha logrado el mismísimo Luis Aparicio, cuya placa se exhibe en el Salón de la Fama.

Esa combinación de poder y velocidad es muy rara en las Grandes Ligas. Tanto, que el único venezolano que ha logrado el difícil 30-30, la esquiva tarea de golpear 30 cuadrangulares en la misma campaña en que se escamotean 30 cojines, fue Bobby Abreu, dos veces, en 2001 y 2004.

Altuve asoma ahora como un serio candidato a acompañar a Abreu en esa lista, de manera inesperada, y amenaza con conseguir una cosecha memorable, gracias a esta fiesta de cohetazos con que llegó a un nuevo cumpleaños.

Publicado en ESPNdeportes.com, el viernes 6 de mayo de 2016. Aquí el original.

2 comentarios:

  1. Sorprende Altuve con esta cantidad de jonrones, ojalá pudiese dar unos 20, sería muy bueno. Uno de mis jugadores favoritos, aún siendo caraquista.

    ResponderEliminar
  2. Lo escribi aqui en dias pasados y lo ratifico, para mi es el mejor pelotero venezolano del momento libra por libra, como lo es "El marciano" Miguel Cabrera en su talla.

    ResponderEliminar