martes, 12 de abril de 2016

Esos agentes libres, ahora caso por caso

El Emergente
Por Ignacio Serrano

¿Cuál de los venezolanos que pueden declararse agentes libres este año tiene chance de seguir con su actual organización? ¿Quién de ellos es candidato a conseguir el contrato más atractivo en esa decena de criollos con derecho de probar el mercado después de la Serie Mundial?

Evaluábamos el caso de Francisco Rodríguez en la columna dominical. Es relevista, lo que de por sí lo convierte en un caso especial. Lo comprobamos en las dos veces que se declaró en libertad. En ambas terminó aceptando un trabajo como setup, no como cerrojo.

El Kid muy posiblemente seguirá en Detroit, si repite este año el éxito de 2015 y si su agente Scott Boras lo permite. Los Tigres no tienen un heredero claro en el bullpen, tras el nuevo fracaso de Bruce Rondón, y aspiran a competir todos los años. Si el precio es justo, Rodríguez seguirá siendo la solución.

¿Y quién más? ¿Francisco Cervelli con los Piratas? No pareciera. Si Cervelli repite la buena temporada que ya tuvo, querrá un contrato multianual por una cantidad que asegure su futuro. A su edad, no está garantizado que tendrá otra oportunidad de negociar más adelante. Al menos, no en estas condiciones.

Pittsburgh se ha convertido en una franquicia ganadora, gracias a su inteligente modo de administrar un presupuesto pequeño entre peloteros subestimados. El carabobeño era uno de esos. Dos de los mejores 10 prospectos de la receptoría en las mayores pertenecen a esa organización, incluido el venezolano Elías Díaz. Ya veremos qué pasa, pero el valenciano podría estar trabajando en este momento para conseguir un nuevo club.

¿Y qué tal Alcides Escobar? Un shortstop que no batea para poder o altos promedios no suele estar entre los mejores pagados de la MLB, lo que es bueno, si desea seguir con los Reales. Esta es también una franquicia modesta, de pequeño presupuesto. No va a caer en una puja millonaria con otros postores. 

Escobar es por muchas razones un símbolo del éxito de Kansas City, que ha construido su dominio en la Liga Americana sobre la base de excelente defensiva (la tiene), velocidad (la tiene) y contacto (lo tiene). El problema es que Raúl Adalberto Mondesí también es shortstop y es el prospecto número uno de la organización. Quizás en 2017 veamos al varguense con otro uniforme.

¿Será Luis Valbuena? Con otra cosecha de 20 o más jonrones recibirá mucha atención, pero los Astros pondrán a varios jóvenes a prueba en el infield esta temporada, uno de los cuales puede ser su heredero dentro de siete meses.

El de Valbuena es un caso muy semejante al de Martín Prado, cuya continuidad en Miami estará en revisión, dada la reputación ahorrativa de esa divisa.

Los casos de Franklin Gutiérrez, Grégor Blanco o Andrés Eloy Blanco son muy particulares. Si les garantizan tiempo de juego, posiblemente sacrificarán el tamaño del contrato.

Todo eso deja a Wilson Ramos como el candidato al mejor acuerdo de largo plazo. En Washington saben de su defensa y de su potencial. Aunque también cuentan con cuatro catchers entre sus principales 30 prospectos, incluyendo al dominicano Pedro Severino, que ya está en Triple A.

Si Ramos finalmente pone las estadísticas ofensivas que siempre se han esperado de él, será muy cotizado como agente libre agente libre. ¿Bateará? Depende de eso.

Publicado en El Nacional, el martes 12 de abril de 2016.

1 comentario:

  1. Creo que Wilson Ramos estará ubicado en el segundo lugar. Me atrevo a decír que el mejor contrato de estos peloteros citados será Francisco Cervelli.

    ResponderEliminar