sábado, 30 de abril de 2016

El buen negocio de la tribu

El Emergente
Por Ignacio Serrano

Así comenzaron la semana los Caribes: con un receptor de 31 años de edad, que no actúa en las Grandes Ligas desde 2012, y un outfielder que no quería jugar más en Puerto La Cruz.

Así cierra Anzoátegui la semana: con un catcher de 23 años, que estuvo la temporada pasada en las mayores, y un pitcher de 27 que abrió el juego inaugural de la LVBP en las últimas dos campañas.

La tribu jugó sus cartas hábilmente, para crecer con vistas a la venidera zafra.

No estafó a nadie. Aprovechó el descontento de las Águilas con Yéiper Castillo y su necesidad de una mascota, para tomar al lanzador, entregar al ex bigleaguer Jesús Flores y agregar otro careta, el adolescente Yohán Pozo, sabiendo que el valor absoluto de Castillo era grande y que un pacto 2 por 1 sería el justo pago para adquirir al próximo número uno de los orientales.

Entonces, los aborígenes voltearon a Valencia. Hacía tiempo que Magallanes quería a José Tábata, sin poder acordar el precio justo por el ex prospecto, y ahora los turcos estaban dispuestos a salir de Tomás Telis. Se habían dado las condiciones para el intercambio. Por eso, enviaron a Flores a Maracaibo, un día antes: porque ya sabían que lo de Telis estaba listo para la firma.

Hoy, Anzoátegui tiene una nómina un poco más joven que ayer, gana en ofensiva (Tábata no jugaba y Telis es, en teoría, un bate productivo) y consiguió al as que buscaba para la rotación desde que José Álvarez se hizo inaccesible para la pelota invernal.

En teoría, es mucho más lo que ganan que lo que pierden.

Puede que Pozo termine siendo una figura, como ocurrió con Bruce Rondón, al pasar de Margarita al Magallanes, o con Dixon Machado, otrora desconocido, que fue de los Bravos a los Leones. Por ahora, y mientras se resuelve ese último acertijo, los Caribes completaron la tarea anhelada de toda gerencia: amanecer como un equipo más potente, sin sufrir por las piezas que entregaron.

Publicado en El Nacional, el sábado 30 de abril de 2016.

5 comentarios:

  1. No estoy deacuerdo con el analisis colega a mi parecer quien sale perdiendo con ek cambio de Yeiper Castillo es caribes ya que, es un picher que ya el ano pasado venia de ser dejado libre en mexico dejando una efectividad de 7.00 y luego su temporada en en la Lvbp no fue mejor al dejar recor de 5 ganados y 1 perdido con una efectividad de casi 4.00 y en mucho de esos juegos no pudiendo completar los 5 ining de labor, el cambio lo gana Aguilas al obtener un buen catcher defensivo y q bateo 266 de aved con 2 Hr y un muy buen prospecto de la receptoria Yohel Pozo

    ResponderEliminar
  2. Es un cambio a mi entender parejo, Caribes recibe picheo, con Yeiper ganan un lanzador nada despreciable para esta liga, pero que es muy bateado (al menos en la última zafra) Águilas gana un excelente receptor de los mejores de esta liga y que apenas tiene 31 años es decir tiene al menos 4 temporadas seguras de rendimiento, de aquí allá pueden pasar muchas cosas!

    ResponderEliminar
  3. Cada equipo cubre necesidades con este cambio y creo que lo mas importante es que son jugadores que no tendrian razones para no jugar en la liga. Ambos ganan

    ResponderEliminar
  4. El cambio me parece un robo para Caribes... Salvo que El receptor Pozo sea el próximo Victor Martínez o Salvador Pérez...

    ResponderEliminar
  5. Yohel pozo es un catcher novato de buen cartel, pero habra que ver que dice el tiempo y a quien le da la razon lo importante es que los equipos se estan moviendo en pro de reforzar sus debilidades

    ResponderEliminar