Páginas

martes, 27 de marzo de 2012

Magglio Ordóñez: “Me retiraré si en dos semanas no sale algo”

El segundo mayor jonronero del beisbol venezolano asegura que ya puede jugar, pero no tiene ofertas. El outfielder no descarta despedirse con Caribes

La voz de Magglio Ordóñez se escucha serena, al otro lado del auricular. No es el tono de voz de alguien que está a punto de terminar su carrera como pelotero activo.

Y no es una carrera cualquiera. Ha dado tantos batazos en las grandes ligas, que sólo Andrés Galarraga tiene más jonrones que él y en su casa exhibe trofeos como el título de bateo de 2007.

“Lo he pensado muy bien”, señaló Ordóñez, al hablar ayer sobre la posibilidad de retirarse en unos pocos días. “No es oficial, no me he retirado todavía, pero si en estas próximas dos semanas no sale algo, creo que esa es mi decisión final”.

El outfielder nacido en Falcón y arraigado en Anzoátegui evalúo las alternativas y descartó, una por una, las opciones que le quedan para seguir activo.

No aceptará un contrato de ligas menores: “Con todo respeto por los jugadores de ligas menores, son 15 años en las grandes ligas y no quiero jugar allí”.

No va a buscar trabajo en Japón: “Eso está descartado”.

No se plantea tomar tres meses de descanso, para intentar un retorno a mitad de campaña, como espera hacerlo Roy Oswalt y ya lo hizo Roger Clemens: “Es distinto para un jugador de posición. Para un pitcher es más fácil, pero yo tendría que jugar al menos un mes en las menores, para ponerme en forma, y justamente es lo que no quiero hacer”.

Tampoco va a exhibirse en un try-out, aunque esto último no es necesariamente su decisión: “Esa fue una opción, pero si no hay equipos interesados, no tiene sentido. No voy a rogar para que me firmen”.

La lesión que sufrió en octubre ocurrió en el peor momento. Debió someterse a una cirugía en el tobillo por segunda vez en poco más de un año, con muy poco tiempo para estar listo antes de iniciarse los entrenamientos.

“Los médicos me han dicho que ya puedo jugar y de hecho estuve practicando, corriendo y haciendo pesas, aunque en los últimos días he bajado el ritmo”, relató el patrullero.

Ordóñez aceptó que la dolencia ha influido en su reflexión sobre el adiós.

“Los médicos también me han dicho que la segunda fractura ocurrió porque no hubo tiempo suficiente para que el tobillo se fortaleciera”, explicó. “Y me han dicho que una tercera lesión podría llevar a que tengan que ponerme una prótesis, lo que sería muy delicado”.


Con la tribu, en Venezuela
Magglio Ordóñez no permanecerá alejado del beisbol, cuando le llegue la hora del retiro como pelotero activo. Espera acompañar la carrera de su hijo Magglio en el beisbol colegial, con el sueño de verle triunfar en las grandes ligas, si es lo que el joven desea, y se vinculará a los Caribes a partir del adiós. O quizás antes, si se anima a disputar una temporada de despedida.

“No lo descarto”, indicó el outfielder, que por última vez actuó con la tribu en la 2003-2004, ayudando a los orientales a meterse en la primera final de la franquicia. “Es algo que debo hablar con mi familia, y que a lo mejor sería emocionante para ellos y para la fanaticada en Venezuela”.

De hacerlo, tendrá varios meses para alistarse y evitar lo que sintió en 2011, algo que precipitó esta situación. “El año pasado mi cuerpo no respondía como antes, por causa de la lesión”, admitió. “Ya son dos fracturas en el mismo sitio y el tobillo necesita tiempo para consolidarse ciento por ciento”.

Con todo, está seguro de que le queda pólvora para quemar. “Si algún equipo me llama y me ofrece contrato, sé que en un par de semanas puedo salir a jugar”.

Publicado en El Nacional, el martes 27 de marzo de 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada