Páginas

viernes, 21 de octubre de 2011

Premiado, sorprendido y feliz

Miguel Cabrera contó desde su casa en Miami que no esperaba ganar por unanimidad el premio Luis Aparicio. No sabía que es el único pelotero que ha recibido votos en las ocho ediciones del galardón y lo celebró en familia

Rosángel Brisel Cabrera está feliz. Su padre cuenta que, a los seis años y medio de nacida, ya es capaz de entender algunos motivos que causan la alegría de su papá. Y ayer fue un día de fiesta en la casa de los Cabrera.

En eso Rosángel Brisel le lleva algo de ventaja a sus dos hermanos menores, cuyas voces podían escucharse al fondo de la conversación telefónica en la que Miguel Cabrera, el orgulloso padre, confesó también su orgullo por haber ganado por segunda vez el premio Luis Aparicio.

“Ese premio representa mucho para los peloteros venezolanos”, aseguró el toletero derecho, líder bate de la Liga Americana y dueño del average más alto en la historia entre todos los criollos que al menos han tomado 1.000 turnos en las grandes ligas. “Estoy ansioso de estar (en Maracaibo) y recibirlo de manos del propio Aparicio”.

Cabrera sabía desde la noche del miércoles que había logrado el galardón, pero hasta ayer compartió la noticia con su mamá y otros allegados.

“Nunca esperaba que sería unánime”, confesó. “Y no sabía que soy el único que ha recibido votos las ocho veces. Eso me emociona. Hemos tenido grandes peloteros y superestrellas. Es un honor”.

El nativo de Maracay se convirtió en el tercer jugador que consigue el trofeo unánimemente, emulando a Johan Santana y Magglio Ordóñez, quienes lo lograron en 2006 y 2007. Como Santana, es el único que lo ha recibido en más de una ocasión.

Víctor Martínez, Asdrúbal Cabrera, Pablo Sandoval y Freddy García escoltaron al inicialista. También recibieron votos Miguel Montero, Félix Hernández, Carlos González, Elvis Andrus, Bob Abreu, Rafael Betancourt, Francisco Rodríguez, Guillermo Moscoso, Gerardo Parra y Aníbal Sánchez.

Cabrera, para superarlos a todos, puso la que, según él mismo, puede ser “la mejor temporada” de su carrera.

Encabezó la Liga Americana con .344 de average, 161 juegos, 48 dobles y .448 de promedio de embasado. Tuvo 1.033 de OPS, 30 jonrones, 111 anotadas, 105 empujadas. Y un detalle que sólo consiguen unos pocos elegidos: coleccionó más boletos, 108, que ponches, 89.

De todos esos logros rescató, especialmente, el título de bateo.

“Fue en el último momento, pero se debió al trabajo, a la constancia de todo el año”, razonó. Aunque la campaña no fue perfecta. “Pudimos ir a la Serie Mundial, pero nos quedamos cortos. Tuvimos muchas lesiones, aunque nunca nos rendimos y batallamos hasta lo último”.

Cabrera tenía días pensando en la distinción. Reconoció que está pendiente de la votación “todos los años”, tanto por el carácter internacional del premio, que organiza la empresa Lineup, como por rendir homenaje a Aparicio, el único venezolano en Cooperstown.

“Le debemos merecido respeto”, exclamó. “Es una insignia, uno de los principales responsables de que estemos aquí, jugando en las grandes ligas. Fue uno de los que nos abrió las puertas”.

No quiso, sin embargo, hablar de la otra puerta que pudiera tenerle abierta el zuliano, la del Salón de la Fama, en caso de mantener su ritmo actual en los próximos años.

“Es muy temprano, muy temprano”, rió. “Eso hay que preguntárselo a Omar Vizquel. Él, sin duda, va a ser el próximo Salón de la Fama venezolano. A mí me falta mucho por recorrer”.

También, dado su potencial, puede que le queden muchas ocasiones para celebrar con su familia.

Ya Rosángel Brisel “va entendiendo” de qué va la vida de su papá en el diamante.

“Se puso triste cuando perdimos (contra los Rangers), pero a la vez contenta, porque voy a estar más tiempo en la casa, con ella”, apuntó Cabrera. Y colgó, feliz, ya consagrado como el mejor pelotero venezolano de 2011.


El dato
Brad Penny fue el primer compañero de Miguel Cabrera en reaccionar a la noticia del premio Luis Aparicio. Apenas el reportero de MLB.com lo comunicó a través de su cuenta en Twitter, el lanzador, compañero también del favorito Justin Verlander, replicó sobre el venezolano con un escueto tweet: “¡¡¡Debería ganar también en Más Valioso!!!”

“No voy a Taiwán”
Miguel Cabrera aún siente molestias en el hombro derecho, debido a la colisión con Mike Napoli que sufrió en los playoffs. Por ello, cambió sus planes respecto a la gira que pensaba hacer con otros grandeligas por Taiwán.

“No me siento muy bien, me duele todavía”, explicó. “No iré a Taiwán, prefiero descansar. Si me sigue doliendo, deberé hacerme un chequeo y una resonancia magnética, para ver en qué me afectó la caída y poder fortalecer ese brazo. Tengo que llegar lo más fuerte posible al spring training”.

Publicado en El Nacional, el viernes 21 de octubre de 2011.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada