Páginas

domingo, 2 de octubre de 2011

Pa Miami vais

Carlos Zambrano y los Cachorros quieren poner fin a una historia de desencuentros y la llegada de Oswaldo Guillén a los Marlins abre la puerta para que el “Toro” cambie de uniforme. ¿La fórmula? Chicago deja al pitcher en libertad, pagándole sus $ 18 millones en forma diferida

Oswaldo Guillén llamó esta semana a uno de sus amigos venezolanos para hablar de su salida de los Medias Blancas y su firma con los Marlins de Florida.

Carlos Zambrano atendió el teléfono y durante un rato conversó con su compatriota, compañero de cenas en los tiempos que ambos compartieron en Chicago, entre 2004 y 2011. Al colgar, quizás no estuviera tan seguro de haber habado con un amigo o con su próximo jefe en el beisbol profesional.

La llegada de Guillén a Miami ha causado revuelo. “El huracán Ozzie”, le bautizó el Miami Herald. Y un nuevo remezón puede estar ahora en camino.


Zambrano y los Cachorros quieren poner fin a una historia de desencuentros que se remonta a varios años atrás.

“No hay nada oficial, pero existe la posibilidad de un acuerdo entre el equipo y Carlos”, explicó Félix Luzón, amigo del lanzador y su administrador en Venezuela, testigo en Atlanta de la llamada que hizo Guillén al “Toro”.

Los oseznos suspendieron al carabobeño después de abandonar el estadio durante un encuentro en agosto, del que poco antes había sido expulsado. Al completarse la sanción, decidieron pedirle que no se reincorporara a la escuadra y pagarle en ausencia su salario.

La relación entre las partes parece estar completamente deteriorada. Versiones periodísticas en Estados Unidos han asegurado que Zambrano no volverá a los Cachorros. De acuerdo con el Chicago Tribune, el alto ejecutivo Tom Ricketts ha declarado que es muy improbable que el porteño vuelva a lanzar con la divisa de toda su vida.

“Esta es la salida a esa situación”, señaló Luzón. “El equipo le da su libertad a Carlos y éste acepta recibir los 18 millones de dólares que le quedan en su contrato en pagos diferidos. La idea es que los dos lados se vean favorecidos, aunque aún no hay nada oficial”.

Los Marlins no disponen de un presupuesto tan grande como para pagarle 18 millones anuales a un monticulista. Pero todo cambia, si se concreta la teoría expuesta por Luzón y se ratifica que las partes están conversando sobre el punto.

Jeff Loria, el dueño de los peces, prometió el miércoles “grandes anuncios” antes de la próxima campaña, a partir de la firma de Guillén.

Puede que entre esos anuncios aguarde el aviso de la llegada a Miami del “huracán Carlos”.

Sería un comienzo fresco para ambos equipos y para el jugador.


El dato:
Bob Abreu también ha sido vinculado a los Marlins, a raíz de la llegada de Oswaldo Guillén a Miami. De acuerdo con ESPN Los Angeles, no se debe descartar que los querubines envíen al Comedulce a Florida, ofreciendo pagar buena parte de su salario. El problema es que las esquinas del outfield de los peces están ocupadas por Logan Morrison y Mike Stanton, por ahora inamovibles

Amigo y domador
Félix Luzón cree que Oswaldo Guillén puede ser más que un manager para Carlos Zambrano.

“Ambos tienen una relación estrecha y, además, Ozzie es uno de los tres pilotos a quien más admira Carlos”, aseguró el administrador del serpentinero, quien está en los últimos trámites para ser certificado oficialmente como agente de peloteros por la MLBPA, la asociación de jugadores.

Ya antes ha pasado que Guillén se convierte en el vehículo de adaptación de otros astros que han perdido la gracia en su anterior organización, como sucedió con el receptor A.J. Pierzynski antes de llegar a Chicago y convertirse en pieza crucial para la conquista de una Serie Mundial.

Publicado en El Nacional, el domingo 2 de otubre de 2011.

1 comentario:

  1. No creo que se sumen muchos Venezolanos a los marlins, quisas Vizquel y uno mas, pero el Toro o Abreu no creo por la trayectoria de Guillen

    ResponderEliminar