domingo, 8 de mayo de 2011

El hombre que agigantó a Alexi Amarista

Dennis Suárez cuenta cómo logró que firmaran al infielder. Alexi Amarista es hoy un grandeliga más en la expedición venezolana, pero hubo un tiempo en que renunció a jugar beisbol. Se habría dedicado al softbol, de no ser por este scout

Dennis Suárez se ríe cuando escucha que Alexi Amarista aparece registrado con 1 metro 72 centímetros de estatura en los catálogos de las grandes ligas.

“Ese fui yo”, señaló el scout, con un tono divertido. “Yo puse 1,72 cuando hice mi reporte. Ese fue uno de los embustes que tuve que meter para que lo firmaran. El otro día, cuando lo entrevistaron en Meridiano, él dijo que medía 1,68. Tampoco es verdad. Tiene 1,67 nada más”.

Amarista es un caso único.

“Si cogen un metro y lo miden, verán que mide eso”, insistió Suárez. “Lo que pasa es que ese muchacho es un extraterrestre”.

Cuando los Ángeles de Los Ángeles hagan la prueba, darán carácter oficial a lo que ahora es sólo una presunción: el utility de los querubines es el bigleaguer más bajito entre todos los jugadores activos. Únicamente Danny Herrera, lanzador de los Rojos, puede compartir con él ese raro privilegio.

Pero la historia de Suárez con Amarista va mucho más allá de una travesura, mucho más allá de haber puesto un dato falso el día en que llenó el informe que sirvió para abrir el expediente del camarero en las granjas de los serafines.

“Tuve que meter un poco de embustes para que lo firmaran”, volvió a reír Suárez, que por aquel entonces trabajaba como scout de los Ángeles para la zona oriental del país y respondía ante Carlos Porte.

Nadie más pensaba que Amarista sería capaz de triunfar en la pelota rentada. De hecho, hasta el único detector de talento que vio algo en el futuro prospecto estuvo a punto de pasarlo por alto.

“Lo vi por primera vez a los 12 años de edad, jugando en Criollitos”, recordó Suárez. “Era un muchachito pequeño, haciendo maravillas. Hasta allí. Un prospecto de 6 pies 2 pulgadas (sobre un metro 80 centímetros) te llama la atención. Un pequeñito con esas condiciones era algo sobrenatural”.

Quizás por eso el scout pasó la página.

“Volví a verle en un estadal junior, en Puerto Píritu”, continuó Suárez. “Le dieron un rolling al hueco, en el short, él la agarró, brincó y la soltó como Omar Vizquel. ‘Tiene condiciones’, me dije, pero hasta allí. No era grande ni fuerte, como buscan las organizaciones de grandes ligas”.

Suárez tuvo otras oportunidades de ver a Amarista en los cuatro años que pasaron desde aquel primer encuentro. Y cuando el pelotero cumplió los 16, se decidió a llevárselo a Clay Daniel, coordinador de scouts de los Ángeles.

“¿Por qué me trajiste a ese chiquitico?”, preguntó Daniel, al ver al aspirante en el try-out del estadio Alfonso “Chico” Carrasquel. “Es un extraterrestre”, respondió Suárez. “Da jonrones de 400 pies”.

Allí comenzó la larga intentona para conseguirle una oportunidad a Amarista.

“Yo le decía a mi jefe que si habíamos firmado a (Alberto) Callaspo, debíamos firmar a Amarista también”, citó. “Él me decía: ‘¿En verdad crees que es igual a Callaspo?’. Y yo le respondía: ‘Igualito, pero con más poder’. Le nombraba a todos los pequeños que jugaban en el profesional: Callaspo, Dustin Pedroia, Chone Figgins, Rafael Furcal. ‘Dennis, pero todos son más grandes que él’, me decía. Y yo seguía insistiendo”.

Una beca por el softbol. Dos años transcurrieron sin que ocurriera nada. Suárez asegura que con cada nueva firma trataba de convencer a sus superiores.

Amarista, mientras tanto, renunció al beisbol. Se enroló en la selección estadal de softbol, bajo las órdenes de su padre, Alexis José Amarista, el manager de la divisa. La Gobernación de Anzoátegui le dio una beca de 300 bolívares y en lugar del Angel Stadium, el infielder puso proa a los Juegos Nacionales.

Tenía 18 años de edad y participaba en un campeonato en Barquisimeto, donde figuraba entre los líderes jonroneros, cuando Suárez hizo un último intento.

“Le dije que iba a meter la mano por él”, relató el scout. “Él me decía que no quería perder la beca. ‘No sé cómo voy a hacer con ese gringo, pero te vamos a firmar’. Le subí la estatura. Puse que corría (de home a primera) en 6’5, cuando en realidad corría en 6’8. Hasta que le pedí (a Daniel): ‘Quítame 1.000 dólares de mi sueldo y págale con eso el bono por su firma’. Ese día, finalmente, lo convencí. ‘Me tienes loco con ese chiquito. Dale, firma a ese muchacho’. Nadie me ha costado tanto y con nadie he tenido tanta confianza de que iba a llegar”.

Los Caribes le dieron un millón de bolívares, cuando Suárez le dijo a Pablo Ruggieri, su gerente general por aquel entonces, que Amarista era similar a Callaspo. “Y en su primer año en la paralela bateó .400”.

Fue centerfielder en clase A y brilló. Debutó en nuestra liga y terminó segundo en el Novato del Año. En su siguiente campaña perdió por pocos votos el Más Valioso. Finalmente, llegó a las mayores este año.

El joven que pidió jugar gratis, que lloró al recibir la noticia de su firma con los Ángeles, ahora es ejemplo de perseverancia.

Un día, en el enorme estadio Quisqueya, en Santo Domingo, Amarista envió un batazo sobre la barda del centro, una enorme pared que semeja el Monstruo Verde y por donde la han sacado pocas estrellas, como Raúl Mondesí y Antonio Armas.

Amarista aún era adolescente cuando dio ese tablazo, recuerda Suárez.

“Es que era un marciano, un extraterrestre”, señaló el único scout que creyó en el pequeño pelotero. Y volvió a sonreír.


“Falta el título de bateo”
Dennis Suárez ahora trabaja por su cuenta. Dirige una corporación que busca talentos y los exhibe ante las organizaciones de grandes ligas. Desde allí, se mantiene en contacto con Alexi Amarista, festejó con él su ascenso a la gran carpa y le consoló por la muerte de su padre a manos del hampa.

“Tienes que seguir jugando y llegar a las mayores, es lo que tu papá habría querido”, le decía. “Lo más grande que tiene ese muchachito son su humildad y su perseverancia. Dije que iba a ser el Novato del Año en Venezuela y casi lo fue. Que sería el Más Valioso y terminó segundo. Le falta ser campeón bate en las grandes ligas. Algún día lo será”.


La frase:
“El beisbol no es como el baloncesto. No necesitas tamaño. Te basta con darle bien a la bola, y Amarista le daba como si tuviera 2 metros de estatura”
Dennis Suárez
SCOUT


Entre chiquitos
Danny Herrera y Alexi Amarista miden 1,67 metros de estatura.

Nadie es más pequeño que ellos entre los peloteros activos en las grandes ligas. De acuerdo con Baseball Reference, ha habido 56 bigleaguers más chiquitos, incluyendo al inmortal Rabbit Maranville, que medía 1,65 metros, y a Willie Keeler, que tenía 1,62.

Freddy Patek, uno de los más célebres en los últimos 40 años, tenía la misma estatura de Maranville. Pero nadie, salvo el enano Eddie Gaedel, que medía un metro con nueve centímetros, fue más bajito en las mayores que el gran Pompeyo Davalillo, con su metro 60 de estatura.

Publicado en El Nacional, el domingo 8 de mayo de 2011.

6 comentarios:

  1. Excelente articulo, un relato formal de aquello anecdótico que comenté en un post de mi blog, el cual escribí en honor a Amarista, justo horas antes de su debut... mucho de lo que escribí allí se basó en cosas que escuché en el Alfonso Chico Carrasquel. Amarista apenas comienza y estaremos atentos al andar del pequeño gigante. enlace... http://goo.gl/e5zZn

    ResponderEliminar
  2. Saludos,desconocía eso del softbol, porque Amarista participó en los Juegos Deportivos de Los Llanos 2007, representando en beisbol al estado Anzoátegui. Era el campocorto y finalizó como líder bate del torneo...

    ResponderEliminar
  3. Gracias por este articulo la verdad es que estas bien informado y sabes de lo que hablas

    Noticias

    ResponderEliminar
  4. DEJAME DECIRLE QUE DE LOS ATLETAS QUE JUEGAN AL BEISBOL Y PASAN AL SOFTBOL DE ALTA COMPETENCIA., HE VISTO MUY PERO MUY POCOS QUE LE PEGUEN A UNA BOLA QUE VIAJA A VELOCIDADES SUPERIORES A LAS DEL BEISBOL., ESE MUCHACHO LE PEGABA A LA SOFTBOL CON TANTA FACILIDAD, QUE PARECIERA QUE TODA LA VIDA HABIA JUGADO SOFTBOL.

    EDGAR GUAIQUIRIAN
    ENTRENADOR DE SOFTBOL DEL ESTADO ANZOATEGUI

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ES UN SER DIGNO DE ADMIRAR DIOS LO CUIDE Y LO ACOMPAÑE SIEMPRE EXITOS EN SU CARRERA. OJO SOY MAGALLANERO

      Eliminar